Con polémica, el archivo de Bolívar llega a internet

19 junio, 2011

BBC Mundo

Simón Bolívar es nuevamente motivo de polémica en Venezuela. Es que el profuso archivo del Libertador llega a internet y, como sucede con casi todo en este país, la controversia incluye tintes políticos.

Nada de esto debería estar ocurriendo si, tal como lo estableció en su testamento, el archivo hubiera sido quemado.

Pero Bolívar fue desobedecido. Ahora dos instituciones, la Academia Nacional de la Historia (ANH) y el Archivo General de la Nación (AGN), chocan por esos papeles.

El enfrentamiento se da a través de sitios web que ambas instituciones establecerán -la Academia a partir del 20 de junio, y el Archivo en julio (como parte de la conmemoración del Bicententario de la Independencia)- para divulgar los documentos originales de Bolívar.

Pero mientras unos aseguran que por primera vez la gente podrá acceder al archivo libre de manipulaciones y conocer al verdadero Bolívar, otros argumentan que no ha habido tergiversación alguna y que, simplemente, se han hecho interpretaciones ideológicas de su obra.

De mano en mano

Los miles de documentos y cartas pertenecientes a Bolívar estuvieron a principios del siglo XX en la ANH, pasaron luego un par de décadas por la Casa Natal del Libertador, hasta que en 1938 encontraron resguardo en la Sociedad Bolivariana.

Hasta que un mes antes de que Rafael Caldera dejara la presidencia en manos de Hugo Chávez en febrero de 1999, el mandatario decidió trasladar los archivos a la Academia Nacional de la Historia.

“En ese entonces estaban muy descuidados y no se los podía consultar públicamente”, dice Elías Pino Iturrieta, director de la ANH.

Para ese entonces el archivo del prócer de la independencia ya había sido declarado, en 1997, patrimonio de la Humanidad por parte de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, Unesco.

Hace un año llegó el decreto presidencial que encendió la polémica al ordenar el traspaso de los archivos de Bolívar y del otro prócer de la independencia venezolana, Francisco de Miranda, al AGN.

¿La justificación? Para que estén en manos de instituciones que “verdaderamente desarrollen sus funciones con el objeto de rescatar la memoria histórica de las luchas de liberación del pueblo venezolano, las cuales han sido ocultadas por factores políticos contrarios al proceso revolucionario”.

Desde entonces la Academia y el Archivo han estado trabajando para divulgar el material en internet.

La primera asegura tener lista la digitalización de más de 70.000 imágenes provenientes de cartas, borradores, decretos y documentos de la vida política de Bolívar, pero también elementos que permiten estudiar la esfera privada del Libertador, como correspondencia a amigos y familiares.
Junto a la Academia trabajaron el Bolivarium -el Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Simón Bolívar- y la Escuela de Bibliotecología y Archivología de la Universidad Central de Venezuela.
En tanto, el director del Archivo General de la Nación, Luis Pellicer, asegura que en realidad “son mucho más” de 70.000 las imágenes y destaca que en el caso del sitio web en el que están trabajando los documentos estarán procesados y contarán con un motor de búsqueda, “algo mucho más útil para el público y los investigadores”.
Ante el enfrentamiento entre ambos entes, Pellicer asegura que “ellos (por la Academia) se apresuraron a lanzar un producto que no estaba terminado”.
“No sé si están un poco aprensivos porque los archivos fueron trasladados”, le dice a BBC Mundo.
¿Manipulación?
¿Puede la divulgación masiva de ese archivo cuestionar la forma en que se utiliza la figura de Bolívar desde el gobierno?

El director de la Academia Nacional de la Historia no tiene dudas al respecto.
“Es un tesoro en manos de la gente, que tiene que sacar sus propias conclusiones, sin la interpretación del gobierno que quiere crear una sola memoria”, dice el autor del libro “El divino Bolívar”.

Pino Iturrieta cuestiona que el gobierno se erija en rector de la memoria de la sociedad y que tenga como fin canonizar la palabra oficial.
Para el historiador hay una manipulación de la figura del Libertador mediante la cual el presidente “Chávez plantea en la obra de Bolívar un pensamiento precursor del socialismo del siglo XXI”.

“Hay una cantidad de anacronismos que sólo desde la tribuna de la propaganda se puede plantear. Se coloca a Bolívar en la lucha contra el imperialismo yanqui cuando en su época no había imperialismo yanqui”, le dice a BBC Mundo.

Pellicer rechaza esa idea y asegura que “la documentación histórica siempre está sujeta a interpretaciones. Y la interpretación depende de la mentalidad, la ideología y hasta de la clase social”, señala.

“No ha habido manipulación. El culto a Bolívar siempre ha existido, pero ahora se populariza. Lo que se hace es legítimamente tomar a Bolívar para impulsar transformaciones sociales. Antes se lo usaba para justificar una sociedad jerarquizada y desigual”, opina.

Pino Iturrieta considera que lo que intenta hacer la Academia con la divulgación del archivo es apenas “un grano de arena, una reacción mínima, contra un proyecto de manipulación de la figura de Bolívar que no se estrena con Chávez, sino que viene desde el siglo XIX”.
Volver

Categorias : Ciencias Sociales,En la prensa Etiquetas :

Escriba su comentario

(requerido)

(requerido, no será publicado)