Reflexiones sobre la creación de Ministerio de Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología

29 septiembre, 2014

marisol aguilera sep 2014por Marisol Aguilera M./ Presidenta de AsoVAC

Si consideramos que más del 80% de la producción científica del país se realiza en las universidades parecería ventajoso unir en un ministerio la educación superior con la gestión de CyT. Ello se debe traducir en una mayor inversión en las casas de estudios superiores para financiar proyectos de investigación, renovar e incrementar los laboratorios y los insumos necesarios, remunerar adecuadamente a los investigadores, dotar a las bibliotecas y mejorar todos los requisitos para realizar las diferentes actividades científicas. Todo lo contrario a la política de cerco a las universidades que ha implementado el gobierno. Entonces es natural tener  desconfianza ante esta nueva estructura.

Las expectativas negativas aumentan si  consideramos que la gestión en CyT del actual gobierno ha debilitado el sistema de CyT a pesar de haber realizado aportes por la institucionalidad en este ámbito, con la presencia del Ministerio respectivo y la LOCTI, así como haber logrado  cuantiosos recursos por esta ley. Es indudable que hemos retrocedido y creo que el gobierno tiene, con el cambio propuesto, una buena oportunidad  de corregir su fracasada política en CyT. En general la comunidad científica consideró  importante la formalización del ministerio pero su gestión se desvirtuó en el tiempo y en los últimos años, en nombre de la CyT, presenciamos cuantiosas inversiones en acciones de gestión pública en diferentes áreas y a la solución de problemas concretos a cuenta de la denomina ciencia útil. Por otra parte, la rendición de cuentas ha sido opaca y todos nos preguntamos en qué y cómo se ha invertido el dinero recabado por la LOCTI. Donde están los avances científicos y tecnológicos en salud, en agricultura, en protección ambiental, en la industria química, metalmecánica, etc.? La adquisición de un satélite, de uso fundamental en propaganda gubernamental, no puede tapar las ausencias en la producción de conocimiento  en muchas áreas.   Adicionalmente se ha debilitado la relación entre las sectores productivos y los científicos y tecnológicos

Podemos asegurar que si no se corrigen las políticas en CyT nuestro retroceso será aun más marcado, recordemos que el número de nuestras publicaciones científicas ha disminuido a unos 1000, cifra similar a la de 1997. También hemos descendido en índices de innovación y competitividad. Si seguimos por este camino el futuro de la CyT será de retracción  y Venezuela será peor que aquella  de la época  gomecista.

Esperamos que el gobierno, a través del dialogo y los correctivos necesarios, pueda diseñar políticas y definir acciones que permitan el necesario rescate e impulso en CyT  y así lograr incluir a Venezuela  como país productor de conocimientos y desarrollo. Y no obviar que para tener éxito es necesario que exista libertad para realizar  investigación.

 

Categorias : AsoVAC,Opinión,Política Científica,Presidencia Etiquetas :

Escriba su comentario

(requerido)

(requerido, no será publicado)